Ucrania: declaración «¡Por una Bielorrusia libre, democrática y de los trabajadores!»

Declaración abierta «¡Por una Bielorrusia libre, democrática y de los trabajadores!» a nuestros hermanos y hermanas en la lucha de la clase trabajadora en Bielorrusia, del sindicato de Ucrania «Defensa de los Trabajadores»

Queridos hermanos y hermanas de Bielorrusia:

Estamos fascinados por su fuerza y ​​valentía en la lucha contra el gobierno autocrático. Es obvio que el régimen conservador-oligárquico temía, en primer lugar, la protesta resuelta y organizada de la clase obrera bielorrusa y sus sindicatos independientes. Solo su huelga y la protesta de la clase obrera en general permitió no solo detener la brutalidad policial abierta contra el pueblo bielorruso, sino también plantear resueltamente la cuestión de la cancelación del resultado de las elecciones presidenciales, falsificado por el régimen.

Apoyamos decididamente sus actuales demandas democráticas generales de cambios decididos en la sociedad bielorrusa, el enjuiciamiento de quienes fabricaron los resultados de las elecciones y de las unidades especiales de policía, que abusaron de su poder.

Es muy importante recordar la amarga experiencia de Ucrania, cuando fuerzas abiertamente antiobreras y antisindicales utilizaron un levantamiento justo contra el régimen de Yanukovich en 2014. Justamente estas fuerzas están llevando a cabo actualmente los ataques violentos contra los derechos democráticos de los trabajadores y activistas sindicales, aumentando la edad de jubilación y llevando a cabo el curso de reformas neoliberales antipopulares.

Desafortunadamente, la clase trabajadora y los activistas sindicales en 2014 no pudieron convertirse en un factor eficiente y significativo de la revolución democrática en Ucrania. Estaban mal organizados e  insuficientemente preparados. Este hecho está siendo utilizado por los ‘protectores’ conservadores del régimen autocrático, que intentan convencer a los trabajadores de que no apoyen la lucha por la transformación democrática en Bielorrusia, detengan la huelga y apoyen de hecho al régimen autocrático-capitalista de Lukashenko.

Negamos resueltamente estos llamados a una virtual colaboración con el régimen. Solo la lucha constante por la democracia brinda a los trabajadores la posibilidad de superar finalmente la autocracia y la violencia. Sin embargo, la clase trabajadora y los sindicatos de Bielorrusia deberían comenzar a desarrollar su programa de demandas. Este programa evitaría que la futura Bielorrusia democrática y libre cayera en el camino de las reformas y cambios neoliberales antiobreros. Solo las reformas neoliberales y la privatización masiva inevitablemente devolverán la situación a la renovación de la dictadura y la violencia policial y fortalecerán tanto a las fuerzas de venganza reaccionarias como a quienes desean establecer un régimen de control externo de Bielorrusia, tanto pro-occidentales como pro-rusos. Creemos que la lucha por la verdadera independencia de la Belarús democrática y trabajadora es una de las cuestiones más importantes de la situación actual.

Nosotros, los trabajadores ucranianos y los activistas sindicales, no tenemos derecho a dictar nuestra opinión sobre nuestros hermanos y hermanas bielorrusos. Los trabajadores bielorrusos elaborarán ellos mismos el programa de lucha de los trabajadores y sindicatos. Sin embargo, creemos principalmente que tenemos derecho a presentar nuestras propuestas, que podrían convertirse en la base para el desarrollo de un programa actual para trabajadores y sindicatos y también para una lista de demandas de los trabajadores bielorrusos. Estas propuestas son las siguientes:

  • Cancelación inmediata de los cambios hostiles a los trabajadores y sindicatos en el Código de Trabajo de Bielorrusia de 2019, que había establecido la dictadura total de los empleadores en el país: empleo temporal, despidos injustificados, la prohibición de la renuncia voluntaria son las pesadillas de los obreros de Belarús.
  • ¡Mantenga el lugar de trabajo por todos los medios necesarios! ¡Prohibición de multas por parte de los empleadores! ¡Prohibición de retención de bonificación!
  • Cancelación inmediata del programa gubernamental de privatización de 2020. Revisar la privatización realizada del número de empresas líderes en Bielorrusia. ¡Nacionalización de tales empresas con la siguiente transición de una administración burocrática respaldada por el gobierno a un control democrático por parte de trabajadores y empleados!
  • ¡Alto a la reforma gubernamental propuesta por Lukashenko de los beneficios de jubilación! ¡Retirar de inmediato el aumento de la edad de jubilación que ha establecido la ley en 2020!
  • ¡Rápido levantamiento de todas las restricciones legales relacionadas con la creación de sindicatos independientes bielorrusos! ¡Libertad de prensa sin restricciones para los trabajadores y los medios sindicales!

Solo puede haber una condición para la lucha por el cumplimiento de sus demandas: los trabajadores de Bielorrusia necesitan y deben organizar una relación estable y firme con todos los colectivos de trabajadores de Bielorrusia, con los sindicatos independientes, con los activistas de las comunidades y activistas ambientales. Actualmente, las fuerzas liberales de derecha están más organizadas e intentan hacer todo lo posible para evitar que los trabajadores bielorrusos se conviertan en una fuerza política autónoma, tratando de mantenerlos alrededor de los políticos neoliberales con su programa de reformas liberales contra el pueblo. Por lo tanto, sería correcto que los sindicatos bielorrusos independientes discutieran la cuestión del nombramiento de un candidato para las futuras elecciones presidenciales. Un candidato así podría convertirse en un polo de atracción para todas las fuerzas realmente democráticas y trabajadoras de Bielorrusia. Tal acción podría ser una alternativa estratégica real tanto frente a las fuerzas de la venganza autoritaria antiobrera como de numerosos candidatos pro-rusos y pro-occidentales, que ya están volcados para completar la disolución del camino democrático independiente hacia el futuro de Bielorrusia libre y gobernada por el pueblo.

¡Respetados hermanos y hermanas bielorrusos de la lucha laboral y sindical! ¡La clase trabajadora ucraniana está contigo! ¡Por favor recuerde que solo en la lucha podemos ganar nuestros derechos! ¡Actualmente tu lucha es el punto más importante a nivel mundial! ¡En este momento estás en la primera línea de la verdadera democracia y los derechos de los trabajadores! ¡Estad atentos, decididos y la mejor de las suertes!

Comité central de AUTU ‘Defensa de los Trabajadores’

17 de agosto de 2020.

Ucrania: ¡detengamos la ofensiva del gobierno contra los derechos laborales de los ciudadanos!

Por Oleg Vernik, Vitali Dudin. Sindicato “Protección del Trabajo”

Este material se está escribiendo cuando en Ucrania acaba de estallar un gran escándalo. La presidenta de la Comisión parlamentaria de política social, Galina Tretyakova, autora del proyecto de la ley antisindical número 2681, ha declarado públicamente que en las pobres familias ucranianas que necesitan asistencia social del Estado nacen los niños de «escasa calidad». Además, ha dicho que le impresiona la experiencia de Singapur con su esterilización forzada de las madres que no pueden criar a sus hijos sin el apoyo del Estado.

En este contexto de tristes analogías con la eugenesia, seudociencia hitleriana, parece absolutamente esperado el ataque del partido presidencial «Siervo del Pueblo» contra los derechos sindicales y laborales de los ciudadanos ucranianos. Durante los últimos 15 años, las sucesivas autoridades burguesas de Ucrania van tratando de «modernizar» la legislación laboral de Ucrania y, en primer lugar, decretar la nulidad de las normas del Código del Trabajo que sigue en vigor desde 1971.  Por supuesto, el Código del Trabajo de 1971 ya se ha actualizado muchas veces y, paso a paso, ha ido perdiendo sus funciones de protección de los derechos laborales de los trabajadores.  Sin embargo, en este momento el Código sigue siendo nuestro puesto avanzado en la lucha contra la liberalización de las relaciones laborales en Ucrania exclusivamente a favor de la patronal.

¿Qué innovaciones antisindicales ofrece el Siervo del Pueblo en su proyecto de la ley No. 2681?

1. Se revocan los poderes de los comités sindicales (órganos sindicales electos) de exigirles a los propietarios de las empresas que rescindan el contrato de trabajo con el jefe de la empresa si éste infringe las leyes laborales;

2. Se introduce una restricción absolutamente insensata sobre la formación de más de dos sindicatos en una empresa. Actualmente, muchas empresas importantes de Ucrania pueden tener incluso más de 10 organizaciones sindicales diferentes. Es decir, los patrones crearán 2 sindicatos «amarillos», mientras que otros sindicatos combativos ya no podrán organizarse en la empresa;

3. Los comités sindicales pierden su derecho a coordinar la aplicación de sanciones disciplinarias (amonestaciones) a los miembros de los comités sindicales;

4. El despido de los miembros de los comités sindicales se efectuará sin acuerdo del organismo superior del sindicato;

5. Ahora, para crear una organización primaria del sindicato, serán necesarios al menos diez miembros, y no tres como hoy.  Esto resultará en que será imposible fundar sindicatos en pequeñas empresas y en subdivisiones autónomas de las empresas.

6. Los sindicatos ya no podrán controlar las actividades de los comedores, residencias, jardines de infancia y otras instalaciones sociales pertenecientes a la empresa;

7. Los sindicatos no podrán exigirles a los empleadores que presenten documentos sobre las condiciones laborales de los trabajadores;

8. Los sindicatos no podrán controlar la nómina y las cuentas de seguro social del Estado;

9. Cesan las deducciones obligatorias de las empresas a las organizaciones sindicales primarias para la organización de actividades culturales, deportivas y recreativas;

10. Se elimina la prohibición a los jefes de despedir a los ex miembros de comités sindicales durante 1 año.

11. El empleador no paga a los miembros de los comités sindicales por 6 días al año que se les asignan para su capacitación sindical.

No están enumeradas todas las innovaciones antilaborales del proyecto de la delictiva ley número 2681 promovida por el grupo parlamentario del partido presidencial «Siervo del Pueblo». Hoy, los derechos sindicales son sometidos a una constante presión. Debido a los casos impertinentes de inobservancia de las garantías e incluso de la persecución de los sindicatos, Ucrania, junto con Bielorrusia, ocupan los puestos más bajos en Europa en el ránking del Índice Global de Derechos de la Confederación Sindical Internacional (ITUC Global Rights Index – 2019).  Una oleada de reformas neoliberales del gobierno de Zelensky le ahoga a Ucrania. Sin embargo, cada día se está fortaleciendo la resistencia a esta ofensiva contra las masas populares. Tanto la postsoviética Federación Sindical de Ucrania como los nuevos sindicatos independientes se han unido para contrarrestar los planes del gobierno.  La Confederación Sindical Internacional (CSI) y su líder Sharan Burrow han declarado claramente a todo el mundo: «Cualquier promoción sucesiva del proyecto de la ley No. 2681 sin una real y significativa participación de los sindicatos, así como su inconsistencia con las normas laborales internacionales y la Constitución de Ucrania, socavará la reputación de Ucrania como un confiable socio comercial e internacional».

Los trabajadores y los sindicatos tienen por delante las batallas decisivas por la preservación de los derechos laborales de los trabajadores ucranianos. ¡De la unidad nace nuestra fuerza!

Ucrania: Zelenski es una condena a Poroshenko y a su sistema de un corrupto capitalismo oligárquico

Oleh Vernik, presidente del Sindicato Independiente Ucraniano «Zakhist Pratsi» («Protección del Trabajo»)

El pasado 21 de abril de 2019, en la segunda ronda de las elecciones presidenciales en Ucrania, el comediante Volodimir Zelenski, conocido muy lejos de Ucrania, obtuvo una victoria aplastante. Sacó un 75% de los votos y dejó muy atrás al actual presidente de Ucrania, Petro Poroshenko (con un 25%).

Sin embargo, esta victoria sensacional no ha sido inesperada para los ciudadanos de Ucrania. Cinco años de gobernación de Petro Poroshenko, con sus reformas neoliberales absolutamente fallidas que pusieron a los ciudadanos de Ucrania y, sobre todo, a su clase trabajadora al borde de la miseria, lógicamente  llevaron a las autoridades actuales al fracaso en las elecciones presidenciales. En los debates públicos de Zelenski y Poroshenko, que por primera vez en la historia de Ucrania se llevaron a cabo en el estadio ¨Olimpiyski¨, que es el mayor del país, Volodimir Zelenski afirmó acertadamente que no era oponente a Poroshenko, sino una sentencia a Poroshenko y a su sistema.

Por supuesto, el nuevo presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, no fue promovido por los trabajadores o militantes sociales. Es un exitoso hombre de negocios en el campo de televisión y cinematografía, y el componente social de su programa electoral fue extremadamente inexpresivo y mal distinguido. Sin embargo, el ardor crítico de Zelenski contra el actual gobierno burgués que es extremadamente corrupto fue activamente respaldado por las masas de los trabajadores ucranianos.

El proyecto satírico Kvartal-95, que sale en la tele y es dirigido desde hace muchos años por Volodimir Zelenski, ha estado a la vanguardia de la crítica de las autoridades actuales y es el programa de televisión favorito para millones de ucranianos. Y la tercera temporada de la telenovela Servidor del Pueblo, que apareció en vísperas de las elecciones, donde Zelenski desempeñó el papel de Vasily Goloborodko, un modesto maestro que por casualidad se hizo Presidente de Ucrania y logró un éxito significativo, produjo un efecto desbordante sobre los votantes.

Además, cabe señalar que en estas elecciones Zelenski recibió un serio apoyo mediático del canal de televisión más popular de Ucrania, «1+1» que pertenece a Ihor Kolomoiski, oligarca de oposición que ahora reside en Israel. Esto les dio a los críticos de Zelenski la razón para afirmar que no era un candidato independiente, sino que en estas elecciones era nada más que una criatura de uno de los grupos oligárquicos competidores. Sin embargo, esta tesis no supo dominar la conciencia de las masas de los votantes ucranianos, ya que el presidente actual Poroshenko es públicamente conocido como un oligarca y una de las personas más ricas de Ucrania, quien, mientras estaba en su cargo, ha aumentado muchísimo sus activos y sus beneficios.

El golpe decisivo a las posiciones electorales del presidente Poroshenko lo dieron las audaces investigaciones periodísticas sobre la corrupción dentro de la corporación pública Ukroboronprom que involucró a los amigos más íntimos y socios comerciales de Poroshenko. En el contexto de un conflicto real con Rusia, estos comerciantes se amañaban para comprar para el ejército ucraniano las piezas de repuesto defectuosas y usadas para varias armas en la propia Rusia y las revendían a un precio exorbitante usando el dinero del presupuesto.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, no sólo es un magnate del sector de confitería y transporte, sino, además, el mayor propietario mediático. De hecho, le pertenecen dos canales de televisión influyentes en Ucrania: el «5 Kanal» y el «Pryamiy Kanal». Durante la campaña electoral Poroshenko mantuvo activos varios miles de «bots» en la red social Facebook que fueron concordados con las órdenes informativas del presidente actual y por su actividad se creaba una ilusión de un apoyo masivo del presidente actual. Sin embargo, este engaño terminó sin gloria y la cifra de un 25% del apoyo de los votantes sepultó final e irrevocablemente a Poroshenko como presidente de Ucrania.

Al igual que en el caso de Zelenski, el programa electoral de Poroshenko prácticamente no contenía pautas sociales. La demagogia sobre su guerra exitosa contra Putin y sobre la obtención de autocefalia para una de las muchas iglesias ortodoxas de Ucrania (Iglesia Ortodoxa Ucraniana – Patriarcado de Kiev) no funcionó nada y no podía ser eficaz a priori. Mientras que la incesante política de las autoridades en contra de los trabajadores, una retórica anti sindical y generalmente antisocial de los últimos 5 años ha hablado por sí misma. Anotaré sólo algunos momentos:

1. El intento de las autoridades de aprobar en el Parlamento de Ucrania el nuevo Código de Trabajo que es antiobrero y antisindical y que, según lo previsto por sus autores burgueses, erradicaba todos los derechos laborales y sindicales en principio.

2. La implementación de la llamada «reforma de pensiones», que condenó a millones de ciudadanos ucranianos a la ausencia de pensiones.

3. La implementación de la llamada «reforma médica» que redujo significativamente el volumen y la calidad de la atención médica en Ucrania y, de hecho, la hizo inaccesible para una parte significativa de la población del país.

Por lo tanto, entendemos claramente que la victoria triunfal de Volodimir Zelenski es más bien el resultado acumulativo de una votación de protesta contra el sistema del capitalismo oligárquico que se formó en Ucrania con la participación directa de Petro Poroshenko y luego fue encabezado por él mismo.

Por supuesto, el movimiento obrero de Ucrania no tiene ninguna ilusión sobre el curso político y social de Volodimir Zelenski, quien ahora está tratando de complacer a los mayores jugadores imperialistas desde Rusia hasta los EE.UU. Para complacerlos a los Estados Unidos, promete continuar la cooperación con el Fondo Monetario Internacional. Para complacerle a Rusia, promete terminar rápidamente la guerra en Dombás y suavizar los ataques contra la lengua rusa. Para complacerle a la Unión Europea, promete iniciar una verdadera lucha contra la corrupción en Ucrania.

Sin embargo, el reinicio del sistema político de Ucrania, `por muy problemático y ambiguo que resulte para el movimiento obrero, es absolutamente imprescindible. El resultado fallido de los representantes de los partidos de “izquierda” (Serguey Kaplin (Partido Socialdemócrata) con el 0,07%; Ilya Kiva (Partido Socialista de Ucrania) con el 0,03%) muestra claramente que el flanco proletario izquierdo de la política ucraniana no sólo está extremadamente débil, sino que está ausente como tal a priori.

El movimiento obrero y sindical de Ucrania todavía tiene por delante muchos desafíos, éxitos y fracasos. Nos encontramos en el mismo inicio del camino. A lo mejor, los resultados sensacionales de las elecciones presidenciales de 2019 serán para nosotros una especie de punto de partida.

Oleh Vernik, presidente del Sindicato Independiente Ucraniano «Zakhist Pratsi» («Protección del Trabajo»)

http://anticapitalistasenred.org/2019/04/26/ucrania-zelenski-es-una-condena-a-poroshenko-y-a-su-sistema-de-un-corrupto-capitalismo-oligarquico/